La investigación teológica contemporánea sobre San José echa sus raíces en un pasado muy reciente. Sin embargo, es legítimo encontrar en la ciudad italiana de Módena las primeras manifestaciones de esta renovación científica, especialmente por la publicación de la revista Il divoto di San Giuseppe (1863). También conviene mencionar la ciudad de Ferrara, donde el padre Antonio Maria Zanchini, asistido por el dominicano Tommaso Baldrati, fundó la Società promotrice en 1867 para obtener la proclamación del patrocinio de San José en toda la Iglesia, con el éxito que conocemos. Se reavivó así el interés por estudiar la figura de san José.

Sin embargo, el renacimiento de la investigación científica es más reciente: proviene de Valladolid, donde el padre Carrasco OCD, publicó en 1947 los Estudios Josefinos. El 30 de agosto de 1951, la creación de la Sociedad Española Josefina inició un movimiento que iba a amplificarse y abrirse a todo el mundo. Dos años más tarde, la Sociedad fue redefinida en Sociedad Ibero-americana de Josefologia, reuniendo a países de habla española y portuguesa. En 1957, el padre Carrasco creó el Centro español de investigaciones josefinas.

Al mismo tiempo, el Padre Roland Gauthier lanzó en 1953 en el Oratorio de San José en Montreal una revista científica excepcional, los Cuadernos de Josefología (ahora Cuadernos del Oratorio San-José desde 1966). El Centro de Investigación y Documentación del Monte-Real volvería una referencia para todos los futuros Centros de Investigación. Hoy en día, es posible medir el alcance del trabajo del Padre Gauthier a través del Centro de Archivos y Documentación Roland-Gauthier inaugurado en septiembre de 2014: se descubre la mayor colección de obras relacionadas a San José del mundo.

Poco a poco, se fundaron centros de investigación teológica en el mundo entero.

Italia, cuyo lugar fue prominente desde el principio, se involucró en 1952: la Congregazione di San Giuseppe (fundada por santo Leonardo Murialdo) fundó el Centro Studi San Giuseppe. La Congregazione degli Oblati di San Giuseppe (fundada por san José Marello) se compromete con el Movimento Giuseppino àa promover el culto a San José, a través de la revista José (1963). El Movimento Giuseppino nació en 1989 en Asti con el fin de trabajar en la recepción de la exhortación apostólica Redemptoris Custos de san Juan Pablo II. Mencionemos también la Pia Unione del Transito di San Giuseppe (fundada por san Luís Guanella) y su revista La Santa Crociata.

En América del Sur, se destaca México, donde los Misioneros Josefinos (fundados por el Siervo de Dios JM Vilaseca) fundaron tres centros de investigación. El más antiguo es el Centro de Estudios Josefinos de México (1958) que se convirtió en el Centro de Documentación y Estudios Josefinos de Méxicoen 1982. Luego, en 1985, se fundó el Centre Josefino de Centro América en El Salvador y en 1996 el Centro Josefino de Chile en Chile.

En Europa, se destaca el Centrum Józefologiczne fundado en Kalisz en 1969. La ciudad es el hogar de uno de los santuarios más antiguos de San José en el mundo, donde la devoción y las peregrinaciones están muy vivos. Desde 2009, el Centro alberga un instituto de capacitación teológica sobre San José.

Así, en los últimos 50 años, han surgido nuevos Centros: en Kevelaer en Alemania, el Arbeitskreis für Josefstudien (1992) ; en Rabat, Malta (1993), ​​Corea (1993) ; en Lima, Perú (2002) ; en Apucarana, Brasil (2003) ; en Puimisson, Francia, donde se inauguró elInstitut Redemptoris Custos (InReC) el 19 de marzo de 2011; en Kleinhain en Austria, donde se inauguró el Gemeinschaft vom heiligen Josef el 23 de enero de 2013.